miércoles, 15 de agosto de 2007

Mendigando por un sueño y el TLC

miércoles, 15 de agosto de 2007
Javier Torres Vindas

Estudiante UCR

Cual grito del finado Patiño “¡Hey, familia!, cada sábado desde el pasado 04 de agosto de 7:00 p.m. a 11:00 p.m. alrededor del 70% de los telespectadores disponen de su tiempo libre frente a la pantalla chica y sintonizan el afamado programa “Bailando por un sueño”.

La lógica de dicho programa partió de un escrutinio en todo el país, al final, se seleccionaron 10 sueños loables, que 10 participantes defenderán ante las cámaras, acompañados de 10 famosos, gracias a sus habilidades y empeño en el baile. Cada sábado presentan sus destrezas en los ritmos a evaluar y reciben el puntaje de unos jueces. La tabla de posiciones determina los extremos: ganadores y perdedores. Los de la cuerda floja serán salvados gracias a los votos de los teleespectadores por una módica suma por llamada.

Lo sueños que defienden la/los bailarines son humanos, demasiado humanos: personas empobrecidas, personas excluidas, personas estigmatizadas, personas con enfermedades, etc. Lo central aquí es que sólo uno será el ganador ¿Y los otros 9 sueños que emanaron ante los televidentes el 04 de agosto? ¿Y qué de los “n” sueños que compitieron fuera de cámaras? ¿Y los sueños del día a día de cada uno de nosostra/os?

Sueño convoca aspiración, esperanza, deseo. Pero se distorsiona como espectáculo y mercancía: quien baile mejor, quien sea más agradable a al público y a los jueces; quien definitiva venda mejor su producto.

“Bailando por un sueño” expresa y condensa la insolidaridad, el fetichismo, la chabacanería, la indiferencia líquida a la que nos hemos abocado la/los costarricenses que cada vez que podemos montamos el espectáculo de los güiipipías, del chonete, el pañuelo, la marimba y demás parafernalia de vitrina. Olvidando eso que somos en la cotidianidad media: universitarios, constructores, amas de casa, empresarios, taxistas, trabajadoras sexuales, estigmatizados por nuestra forma de hablar, de vestir, por defectos físicos, por enfermedades terminales, por nuestras pobrezas, por tener sueños Es decir, todos deberíamos bailar por un sueño y con ello obtener autoestima y reconocimiento. En lugar de ello, obtenemos desprecio, intolerancia e indiferencia.

Esta recomposición degradada de “Mi linda Costa Rica” la padecemos también frente al denominado TLC, dado que hay toda una maquinaria que desea reducir el ritual del poder a un espectáculo de fuerzas argumentativas y de imágenes cotidianas, de escenarios con y sin el TLC. Y es que lo determinante es ese con o sin el TLC. ¿Bailamos ganadores y perdedores?

Estamos privatizado las prácticas sociales, la solidaridad, el acompañamiento y el reconocimiento; todo lo estamos transformado en espectáculo y mercancía. Frente a estas estructuras estructurantes no queda más que el lapidario Óscar Wilde: “El hecho es que el público tiene una insaciable curiosidad de conocerlo todo, excepto lo que merece conocerse”.

Javier Torres Vindas

8 comentarios:

roche dijo...

Me parece excelente la critica a los programas de espectáculos, a la industria televisiva de consumo y tratar de rescatar los valores de antaño.

Me gustaría saber cual sería un bonito programa de entretenimiento solidario?

O simplemente empezamos a profesar por un TV apagado?

Estamos Privatizando las Practicas Sociales?

Practica Social.
Practica Social?
Practica Social!

Definitivamente para que exista Practica Social debe ser Estatal, Publica, por que hacer Practica Social por parte de individuos que disponen de su privaciad, de empresas que disponen de sus recursos y tiempo es una inmoralidad.

roche dijo...

De hecho las horas invertidas por Procter & Gamble en horas comunales y trabajos sociales me deja ... sin aliento.

javier dijo...

El pensamiento débil identifica practica social con Estado y asume a los individuos como monadas autorreferenciales, independientes y aisladas. Por ello, cuando se piensa en empresas que disponen de su tiempo en asuntos sociales nos deja sin aliento...

Practicas sociales remite por ejemplo a solidaridad de saludar a las personas en un bus y no parecer amenazante o loco, es no tirar mis desperdicios al medio ambiente, es lo que hacían los abuelos y abuelas cuando uno llegaba a una casa y sin ser de la familia te daban de comer, o un café, y en ocasiones te daban algo para el camino...

Hoy las practicas sociales están dañadas por el miedo, la desconfianza y la desmoralización: nos atrae el morbo de los accidentes y mutilaciones, o bien de como unos perros matan a un ser humano mientas cenamos o comemos palomitas.

No tener practicas sociales es ser Cachazas...

Javier Torres

javier dijo...

El pensamiento débil identifica practica social con Estado y asume a los individuos como monadas autorreferenciales, independientes y aisladas. Por ello, cuando se piensa en empresas que disponen de su tiempo en asuntos sociales nos deja sin aliento...

Practicas sociales remite por ejemplo a solidaridad de saludar a las personas en un bus y no parecer amenazante o loco, es no tirar mis desperdicios al medio ambiente, es lo que hacían los abuelos y abuelas cuando uno llegaba a una casa y sin ser de la familia te daban de comer, o un café, y en ocasiones te daban algo para el camino...

Hoy las practicas sociales están dañadas por el miedo, la desconfianza y la desmoralización: nos atrae el morbo de los accidentes y mutilaciones, o bien de como unos perros matan a un ser humano mientas cenamos o comemos palomitas.

No tener practicas sociales es ser Cachazas...

Javier Torres

Phiblógsopho dijo...

De acuerdo con Javier.

Anónimo dijo...

Total y absolutamente de acuerdo.

Anónimo dijo...

Tanto "Bailando por un sueño" como "Gran Hermano o Big Brother" están siendo fenómenos mundiales. Aquí en Argentina es igualito. Pero es el derecho que tiene la gente a la estupidez, que se puede hacer con eso? mayor educación? tengo un amigo que es ingeniero y en su casa ven Gran Hermano mientras comen. Saludos !

Por cierto, excelente frase de Wilde, me la voy a anotar.

Miguel dijo...

Si "El pensamiento debil" se identifica con prácticas estatales, ¿el "pensamientto fuerte se identifica con prácticas individuales"?. Me parece un recurso pobre de análisis. El Estado sirve para colocar pequeño cotos a los pensamentos individuales como los de Bailando por un sueño,por ejemplo, op como la justicia por mano propia, tratando de no convertirse en un dictador moral.

 
Asociación de Estudiantes de Filosofía UCR. Design by Pocket