miércoles, 7 de marzo de 2007

Algunos relatos indígenas - precolombinos recogidos por Eduardo Galeano en Memoria del fuego I. Los nacimientos

miércoles, 7 de marzo de 2007

El lenguaje

El Padre Primero de los guaraníes se irguió en la oscuridad, iluminado por los reflejos de su propio corazón, y creó las llamas y la tenue neblina. Creó el amor, y no tenía a quien dárselo. Creó el lenguaje, pero no había quién lo escuchara.

Entonces encomendó a las divinidades que construyeran el mundo y que se hicieran cargo del fuego, la niebla, la lluvia y el viento. Y les entregó la música y las palabras del himno sagrado, para que dieran vida a las mujeres y a los hombres.

Así el amor se hizo comunión, el lenguaje cobró vida y el Padre Primero redimió su soledad. Él acompaña a los hombres y las mujeres que caminan y cantan:

Ya estamos pisando esta tierra,
Ya estamos pisando esta tierra reluciente.

El maíz

Los dioses hicieron de barro a los primeros mayas-quichés. Poco duraron. Eran blandos, sin fuerza; se desmoronaron antes de caminar.

Luego probaron con la madera. Los muñecos de palo hablaron y anduvieron, pero eran secos: no tenían sangre ni sustancia, memoria ni rumbo. No sabían hablar con los dioses, o no encontraban nada que decirles.

Entonces los dioses hicieron de maíz a las madres y a los padres. Con maíz amarillo y maíz blanco amasaron su carne.

Las mujeres y los hombres de maíz veían tanto como los dioses. Su mirada se extendía sobre el mundo entero.

Los dioses echaron un vaho y les dejaron los ojos nublados para siempre, porque no querían que las personas vieran más allá del horizonte.

El poder

En las tierras donde nace el río Juruá, el Mezquino era el dueño del maíz. Entregaba asados los granados, para que nadie pudiera salvarlos.

Fue la lagartija quien pudo robarle un grano crudo. El Mezquino la atrapó y le desgarró la boca y los dedos de las manos y de los pies; pero ella había sabido esconder el granito detrás de la última muela. Después, la lagartija escupió el grano crudo en la tierra de todos. Las desgarraduras le dejaron esa boca enorme y esos dedos larguísimos.

El Mezquino era también dueño del fuego. El loro se le acercó y se puso a llorar a grito pelado. El Mezquino le arrojaba cuanta cosa tenía en la mano y el lorito esquivaba los proyectiles, hasta que vio venir un tizón encendido. Entonces aferró el tizón con su pico, que era enorme como pico de tucán, y huyó por los aires. Voló perseguido por una estela de chispas. La brasa, avivada por el viento, le iba quemando el pico; pero ya había llegado al bosque cuando el Mezquino batió su tambor y desncadenó un diluvio.

El loro alcanzó a poner el tizón candente en el hueco de un árbol, lo dejó al cuidado de los demás pájaros y salió a mojarse bajo la lluvia. El agua le alivió los ardores. En su pico, que quedó corto y curvo, se ve la huella de la quemadura.

Los pájaros protegieron con sus cuerpos el fuego robado.

La telaraña

Bebeagua, sacerdote de los sioux, soñó que seres jamás vistos tejían una inmensa telaraña alrededor de su pueblo. Despertó sabiendo que así sería, y dijo a los suyos: Cuando esa extraña raza termine su telaraña, nos encerrarán en casas grises y cuadradas, sobre tierra estéril, y en esas casas moriremos de hambre.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

hey gente el blog esta rajado bueno, exelente que postéen cositas de galeano. saludos a todos especialmente a adri.
atte: dieguito

adri dijo...

que dicha que te está gustando! gracias! sí, estos relatos indígenas está muy buenos. diego, cualquier cosa que queres postear, adelante.
besos

Anónimo dijo...

pueden resumirlo? es un relato? por favor contetenme

Anónimo dijo...

super este blog, me ayudo con la tarea de ultima hor a ......whoau..gracias muack

Anónimo dijo...

Super me ayudo en la tarea

KRLA YOYIS dijo...

me sirvio mucho gracias XD

Anónimo dijo...

me sirvio

Anónimo dijo...

me parecio interesante lo agregar en mi investigacion

 
Asociación de Estudiantes de Filosofía UCR. Design by Pocket