domingo, 16 de septiembre de 2007

Entrevista a Luce Irigaray

domingo, 16 de septiembre de 2007
DE SPECULUM A ENTRE ORIENTE Y OCCIDENTE:

LUCE IRIGARAY, 25 AÑOS DE FILOSOFÍA FEMINISTA DE LA DIFERENCIA (*)

Entrevista exclusiva

Juan de Avila

Luce Irigaray, quien nació en Bélgica y reside en París, es una de las más grandes pensadoras y filósofas del feminismo de la diferencia. Desde su libro Speculum, publicado en 1974, su crítica a la cultura patriarcal monosexuada ha sido central para un pensamiento y un hacer del mundo que rompa la idea del varón como el neutro universal y contenedor del género femenino. Su profusa reflexión filosófica, orientada siempre al ser mujer en esta cultura y a la búsqueda de condiciones para el desarrollo de una “subjetividad femenina autónoma”, ha abarcado análisis de las relaciones, del lenguaje, del derecho, de la historia, de la sexualidad, de la creatividad y de la estética.
En entrevista exclusiva para Triple Jornada, realizada en su departamento parisino, esta filósofa, psicoanalista, investigadora, escritora, conferencista y luchadora por una sociedad capaz de contener diferenciadamente a los dos géneros, habla de las constantes de su obra, aporta su nueva visión sobre la virginidad femenina, sobre la necesidad de refundar la familia basada en un reconocimiento entre hombre y mujer como personas civiles y no sólo como identidades naturales y critica a las feministas que han abandonado sus objetivos y “hasta a ellas mismas” por hacer una carrera. Ello en el contexto de su último libro Entre Orient et Occident publicado este año en Francia por Ediciones Grasset y aún sin traducción al español.

Triple Jornada.- ¿Cómo ha sido la evolución de su pensamiento desde su primera obra, Speculum, pasando por Etre Deux (Ser Dos) y ahora Entre Orient et Occident.

Luce Irigaray.- Mi obra escrita se desarrolla a razón de un libro por año, la mayor parte de éstos han sido traducidos al inglés, italiano, español, alemán y japonés. Tres intenciones organizan el desarrollo de mi pensamiento: la crítica de una cultura de sujeto único, el masculino; la definición de parámetros que permitan la constitución de una subjetividad femenina autónoma, y la búsqueda de condiciones de posibilidad -filosóficas, lingüísticas, políticas- de una cultura de dos sujetos no sometidos uno al otro. Aunque el desarrollo de la obra es ciertamente cronológico (74-85, de Speculum a Parler n´est jamais neutre; 85-92, de Parler n´est jamais neutre a J´aime à toi y 92-97 de J´aime à toi a Etre deux), estas diferentes dimensiones intervienen con frecuencia en el mismo libro. Es decir, ya es posible encontrar en Speculum el proyecto realizado en Etre Deux.


Continuar leyendo...

2 comentarios:

maluigi dijo...

buenos links, caosmosis esta muy buenos

aefucr dijo...

En todas, Maluigi. Gracias por las visitas.


Saludos

 
Asociación de Estudiantes de Filosofía UCR. Design by Pocket